imagen_central_arte

 

concepto

Las diferentes ilustraciones están basadas en el concepto de «Gehenna», término español (escrito también «gehena») equivalente a la palabra griega «geena», la cual deriva del topónimo hebreo «gehinnom» que significa «Valle de Hinom».

Más allá de las acepciones religiosas comúnmente aceptadas de purgatorio e infierno, o del significado específico (cristiano) que comprende la «destrucción completa» del cuerpo y alma de los «pecadores»; en los presentes relatos la definición de Gehenna sirve de inspiración a un estado de sufrimiento en donde la maldad se «transfigura» en entes de nuestro mundo físico… y de aquellos todavía sin nombre.

arte

Los rostros pertenecientes a los diferentes personajes comprenden caracterizaciones del autor como una criatura más nacida de su ingenio; y por que no decirlo también, de sus propios terrores.

Las ilustraciones han sido realizadas a mano partiendo primeramente de bocetos en carboncillo, simulando luego las técnicas de pastel y acuarela por medio de la herramienta gráfica ArtRage; junto con una tableta y lápiz digital.

En la página de Inicio, podemos ver como el cuerpo inerte de nuestro autor yace atrapado en estériles ramas a lo largo del desolador valle de Gehenna. Se escogieron diez de más de sesenta variaciones de su rostro, uniendo áreas de la cabeza y del cuerpo pertenecientes a media docena de modelos (hombres y mujeres), además del efecto de «estiramiento» ideado con cierta licencia artística .  

rostros

 rostros2

En el primer cuento titulado «El Mendigo»; se realizaron alrededor de treinta bocetos de pordioseros de diferentes edades y en diversas posturas. Tal como se describe en el correspondiente relato, una profunda cicatriz (basada también en fotografías pertenecientes a informes médicos relacionados con lesiones de este tipo) se dibujó a lo largo de la mejilla izquierda, mientras que las curvaturas naturales de la frente y del mentón fueron exageradas con el propósito de acentuar los rasgos.

el_mendigo_arte 

A fin de exagerar el contraste de sombras y pliegues en la vestimenta del mendigo, se ha tomado como referencia diez diferentes iluminaciones, cada una de ellas con un ángulo y perspectiva propia. Similar a las ilustraciones anteriores, fueron dibujados más de una decena de bocetos en carboncillo para tal fin.

 ropa_mendigo_arte